AMORTIZACION: Término contable utilizado para describir la cancelación sistemática en forma de gasto, el costo de un activo intangible durante su vida económica. Para amortizar los activos intangibles, se utiliza el método de línea recta, salvo que se determine y se establezca otro método.
Amortización desde el punto de vista contable
Amortizar significa considerar que un determinado elemento del activo fijo empresarial ha perdido, por el mero paso del tiempo, parte de su valor. Para reflejar contablemente este hecho, y en atención al método contable de partida doble, hay que: 1º Dotar una amortización, es decir, considerar como pérdida del ejercicio la disminución del valor experimentado. 2º Crear una cuenta negativa en el activo del balance, que anualmente vería incrementado su saldo con la indicada disminución del valor del bien. De esta forma todo elemento del activo fijo de la empresa vendría reflejado por dos cuentas, una positiva, que recogería el valor de su adquisición u obtención, y otra negativa (llamada de Amortización Acumulada), en la cual se indica lo que vale de menos como consecuencia del paso del tiempo.

Se trata de un artificio contable tendiente a conseguir una mayor aproximación a la realidad económica y financiera de la empresa, y no un fondo de dinero reservado de alguna forma para reponer el inmovilizado al finalizar su vida útil. Para calcular la cuota de amortización para un periodo determinado existen diferentes métodos:

a) Amortización según tablas
b) Amortización constante, lineal o de cuota fija
c) Amortización degresiva con porcentaje constante
d) Amortización degresiva por suma de dígitos
e) Amortización degresiva por progresión aritmética decreciente
f) Amortización progresiva
g) Amortización variable
h) Amortización acelerada
i) Amortización libre