Contabilidad agrícola.
Se trata en esta industria de establecer tan exactamente como sea posible el precio de costo de las cosechas o de los animales.
La práctica de esta contabilidad es bastante delicada. En efecto, los trabajos de cultivo son mucho menos regulares que los industriales, ya que están sometidos a las condiciones meteorológicas, otra dificultad reside en que ciertos gastos están empeñados por muchos años, por ejemplo la mejora de ciertos ingresos.